Motor Web


 






 

Drifting, o el arte de controlar el derrapaje

Drift, es una palabra inglesa que podemos traducirla al español como "moverse empujado por una corriente o el viento, a la deriva. Verbo: deslizarse hacia". O lo que es lo mismo, pasar por las curvas derrapando o como diría David Abad "sempre de cantu". Parece fácil, sobre todo cuando ves a especialistas manejas sus máquinas de esa manera. Pero es como cuando juega CR9, parece fácil lo que hace, pero lleva muuuuuchas horas de entrenamiento, y más de un balón o zapatilla rota... aunque en éste caso se trata de coches y gomas, bastante más caras.

Sólo para estar documentados; El drifting parte de una serie de técnicas japonesas del All Japan Touring Car Championship, allá por los años 70. Kunimitsu Takahashi, piloto de motos que se pasó a los coches, fue le creador de las técnicas. La baja calidad de los neumáticos, por aquellos tiempos, hacía muy propicio éste tipo de carreras. Takahashi fué el "inspirador", pero Dorikin en lo años 80, es realmente el precursor y alma matter del drifting como subcultura automovilística.

Aunque hoy en día los mejores especialistas se dividen entre el país nipón y EE.UU. En España empieza a conocerse ésta disciplina y ya hay auténticos frikies, pero no hay ni reglamentación, ni competiciones, ni formación, al menos a nivel reglado.

Ante todo hay que decir, que bajo ningún concepto de pueden practicar éstas maniobras en cualquier sitio. Ha de ser en un recinto cerrado y con unas medidas de seguridad mínimas, tanto en las instalaciones como, sobre todo, en el coche, a ser posible; baquets, casco, mono ignífugo, barras antivuelto, extintores, cortacorrientes, etc.. Es algo divertido, pero ante todo la seguridad. Algunas escuelas de conducción, lo han empezado a incluir en su propuestas de formación, después de haber pasado por niveles anteriores de formación.

¿Con qué modelos de coche se puede hacer?

Toyota MR-2, Supra, Honda NSX, S2000, Acura, Mitsubishi 3000, Nissan Skyline, etc. son los típicos ejemplos de coches preparados para la práctica del Drift. Todos cumplen al menos varias características en común; preparaciones para la competición, que no tunning, a nivel de caja de cambios valvulinas (aceite) especiales, frenos con regulador de reparto de frenada, admisión y escapes, reprogramación de centralitas y suspensión dura y bajada al máximo. Todos ellos son de propulsión (tracción trasera), con más de 200cv y diferencial autoblocante (actúa hasta un determinado porcentaje y luego se queda fijo, girando las dos ruedas por igual). Esto a nivel básico, el límite máximo lo pone el presupuesto de cada uno y/o la reglamentación, si quieres competir.

Esto no quiere decir que no se pueda hacer con otros modelos. Un tracción delantera, no permite hacer derrapadas muy largas, aunque consiente mejor los errores de freno de mano, y es más fácil sacarlo de un sobreviraje excesivo. Un tracción total también puede utilizarse, pero ha de disponer de repartidor de tracción, y los contravolantes no son tan abiertos como en un propulsión, eso si, son mucho más rápidos, cronómetro en mano.

Se busca sobre todo, que sean ligeros y potentes, una relación peso potencia lo mejor posible ... lo más cercano al 1kg/cv posible :-D.

Maniobras

Vamos con el tema propiamente dicho. No se trata de entrar en una curva, esperar a que se asiente el coche, y en ese momento pegar el pedal del gas "en la tabla", o "clavar la galga arriba", porque seguramente haces un trompo, o te das un revolcón por la puzolana. Hacer un trompo en su sitio o salir de una curva de costado, queda muy bien, pero existen más técnicas o maniobras dentro del drift:

Giro de 90º Giro de 180º Giro de 360º Side (e-break) Shift lock
Power Over Braking Feint Lift-off Clutch-Kick

1. Giro de 90º

Se trata de dejar el coche en perpendicular a la trayectoria que llevas. Parece muy sencillo, pero dejar el coche clavado en los 90º requiere de mucho control. La maniobra no ha de realizarse a mucha velocidad, pues es fácil que terminemos haciendo un 180º en vez del 90º.

Aceleramos hasta tomar una velocidad moderada, no muy alta, y que permita parar el coche correctamente, dependiendo de la adherencia del piso. Llegado el momento de girar, arrimando el morro al punto de giro, pisamos el embrague, para no calar el coche, tiramos del freno de mano a tope, para bloquear las ruedas traseras, y giramos un poco el volante hacia donde queremos que gire el coche. No soltamos el freno de mano hasta que esté totalmente parado, y si nos hemos excedido, retardamos el giro pisando el freno de pie a tope, para impedir que sigua girando más. Una vez parados, insertamos la primera y continuamos.

Que el coche gire más o menos, dependerá de la adherencia y/o la velocidad que se alcance, nunca por girar más volante el coche lo hará igualmente, ya que si gira es por el bloqueo de las ruedas traseras. Con un cuarto de giro de volante es válido. De éste modo puedes hacerlo con una mano y la otra en el freno de mano, independientemente de hacia donde sea el giro, derecha o izquierda. Como si fuera un reloj, de las 9 a las 12 si es a derechas, y de las 12 a las 9 si es a izquierdas.

Nota: Para realizar ésta maniobra y otras que requieran del freno de mano, o bien quitamos el trinquete o apretamos con el dedo gordo el botón para que al soltar el freno, vuelva abajo sólo, como si fuera el freno de una bicicleta.

2. Giro de 180º

Una vez controlada la maniobra de 90º, la siguiente es la de 180º. Es decir, hacer un cambio de sentido rápido. Las pautas son las mismas que para el giro a 90º, con las siguientes diferencias; has de coger más velocidad, pues tienes que girar totalmente. Si te excedes en el giro, lo controlas pisando el freno de pie, pero si te quedas corto, metes primera y sueltas el embrague a tope, para salir derrapando y así terminar el giro a 180º.

Cuando controles el giro terminando con el coche totalmente parado, puedes evolucionar un poco más, y salir sin llegar a parar el coche. El golpe de freno de mano será muy intenso, pero una vez hayas empezado a girar y aproximadamente a los 90º, sueltas el freno de mano, con esa mano insertas la primera, y casi antes de terminar, sueltas el embrague y sales con la marcha metida.

En el caso de un tracción delantera, si mientras estás tirando del freno de mano, metes la primera, sueltas embrague y aceleras, realizaras un giro con mayor diámetro, pero no te excedas en la aceleración, pues simplemente desplazas el coche hacia atrás sin llegar a girar del todo.

3. Giro de 360º (Donuts)

Y ya que controlamos el giro, vamos a realizar vueltas completas. Tomamos velocidad, al llegar al punto de giro, pisamos el embrague, mientras damos un golpe al freno de mano, seco y corto, giramos el volante levemente, como 1/4 de giro, soltamos el freno de mano, metemos la primera marcha, aceleramos a tope, soltamos el embrague de golpe, y el coche empieza a girar. Automáticamente después debemos de empezar a realizar un contravolante, por eso no interesa girar mucho al principio, ya hemos empezado a girar hacia los 180º. Las ruedas traseras siguen derrapando, y han de seguir así durante todo el giro, o giros que queramos hacer. A base de gas, subiendo y bajando revoluciones, dependiendo de si gira mucho (levanto) o poco (acelero), vamos controlando el giro del coche.

Con el volante, haciendo y deshaciendo contravolante, vamos marcando el recorrido que queremos llevar. No hagas un contravolante excesivo, pues corriges el sobreviraje y se acaba el giro. Las ruedas han de apuntar hacia donde quieres llevar el coche. Por eso es muy importante que mires, si el mareo te lo permite, hacia el recorrido.

Si deseas invertir el giro, y hacer un 8, aguanta la aceleración y haz contravolante a tope durante un instante. El coche cambia de dirección y lo empieza a hacer hacia sentido contrario. Mucho cuidado la principio, sé rápido con el contravolante, que viene con inercia y es fácil que gire más de lo deseado.

También lo puedes comenzar directamente desde el punto de giro y desde parado. Metes primera, giras medio volante, y realizas una salida brusca, derrapando las ruedas traseras. Cuando empiece a derrapar, el control y seguimiento es el mismo que el descrito anteriormente. Y si tienes una gran superficie limpia de obstáculos, empiezas a girar, y cuando el coche comience a girar de manera normal, las masas ya estas asentadas en la parte exterior del coche, gas un golpe de gas, rompes la adherencia de las traseras y a realizar donuts.

4. Side (e-break)

Con éste nombre puede resultar difícil saber de que se trata, pero con leer la palabra break, ya os haceis una idea. Se trata de entrar en la curva, cuando el coche ya esté girando, das un "golpe de galga" o lo que es lo mismo, tiras del freno de mano, a la vez que pisas el embrague, excepto si es un tracción delantera, sino te resultará muy duro y es probable que cales el coche. En ese momento se desliza la parte trasera y con contravolante, soltando el embrague y controlando el gas, puedes alargar la derrapada, lo que necesites.

Principalmente se hace si la curva es muy cerrada, que no da tiempo a utilizar otras maniobras, o si te has pasado de velocidad y quieres que entre en la curva, o quieres hacer drift desde el comienzo de la curva.

Es la práctica más violenta, por lo que hay que está muy atento al contravolante, y soltar el embrague pronto, sino se descontrola y haces un vulgar trompo.

5. Shift lock

Sólo se puede hacer con coches propulsión. Se trata de entrar en la curva, y justo en el momento de empezar a girar, con el coche apoyado, hacemos una reducción brusca. Es como si hiciéramos Side e-brake, durante un momento se blocan las ruedas traseras, comienza a derrapar, y con contravolante y el gas, realizaremos el drift que queramos.

Quizás deberías practicar antes ésta técnica que la del e-brake, ya que el deslizamiento es más progresivo y suave, por lo que le iras cogiendo el tranquillo a que bloquee la trasera y empiece a deslizarse. Y sobre todo a ir jugando con la osificación del acelerador para alargar la derrapada. Recuerda que mucho acelerador, desliza y si levantas gas progresivamente, irás cogiendo algo de adherencia, dejando de derrapar. Parece fácil, pero cuesta mucho coger el tranquillo al coche y el pavimento, teniendo en cuenta que la temperatura de los neumáticos, también harán que no se comporte siempre igual.

Eso si, como podrás imaginar los soportes de motor y caja de cambios van a sufrir de lo lindo. En éste caso el autoblocante es un buen aliado para que el blocaje sea uniforme a las dos ruedas.

6. Power Over

Ésta es la práctica más común, o lo que muchos entienden por hacer drift, que en realidad es la más sencilla, si dispones de buenos caballos.

Se trata de entrar en la curva, trazándola de tal modo que vayamos hacia el interior un poco antes de lo que se haría si no fuera a derrapar. Si lo hacemos por el exterior, nos saldríamos enseguida. Se ha de reducir suavemente, con golpe de gas o doble embrague, negociar la curva, y cuando notemos que el coche está asentado, damos un golpe de gas para romper la adherencia de las ruedas traseras. El golpe de gas ha de ser justo para romper, pero no muy grande, pie a tabla, que lo haga incontrolable. Ten en cuenta que al ser un propulsión, tenemos menos recursos para sacar un sobreviraje extremo que con un delantera o cuatro.

Una vez comenzado a derrapar, con el juego del acelerador, al igual que en otras maniobras, harán que sea más o menos largo el drift.

Es importante que empieces hacia dentro de la curva, pues de lo contrario, tendrás que cortar rápido, pues te sales de lo asfaltado. Igualmente, el tener un autoblocante, hará que sea más uniforme, largo y fácil el controlas ésta maniobra.

7. Braking

Aquí ya tenemos que empezar a jugar con el repartidor de frenada. Se trata de hacer que frene más del tren trasero, como un 70% atrás. En coches más modernos, si le quitas el fusible del ABS, es posible que el sistema hidráulico se bloqué y se vuelva al 50%, en vez de repartir más adelante como es lo habitual. Lo malo es que puede que te quedes sin velocímetro, aire acondicionado y/o dirección asistida. Eso si no se te queda con un error, que te hace tener que llevarlo al taller. Por eso es mejor no andar jugando e instalar un repartidor electrónico de frenada.

La maniobra es muy parecida al e-brake o shift lock. Se trata de entrar bastante pasado de velocidad, y en el momento de empezar a girar, pegar un golpe brusco de freno de pie. Esto hará que automáticamente se bloqueen las ruedas traseras. Si alargamos más de la cuenta el pie a fondo, terminaremos haciendo un trompo y no llegando con el volante a sacarlo de la cruzada. Te recomiendo que lo hagas progresivo, con cierta rapidez y decisión, pero sin brusquedades.

Una vez hayas empezado a derrapar, con contravolante y soltando del pie del freno, vuelves a recuperar el control, y a golpe de gas continuas la derrapada.

8. Feint

Ésta técnica es muy utilizada si no tienes muchos caballos, o lo haces con un tracción delantera o cuatro. Se trata de aprovecharse de la transferencia de pesos balanceando el coche antes de la entrada a la curva. Por poner un ejemplo, si la curva es a la derecha, unos metros antes de donde empezarías a girar hacia la derecha, giras a la izquierda, pero lo haces de manera progresiva y no muy rápido para no hacer derrapar las ruedas delanteras. Tampoco hace falta girar mucho, hasta el 1/4 de vuelta, puede ser suficiente. Una vez que el coche ha empezado a girar, los pesos se apoyan en la parte derecha. En ese momento empezamos a tomar a la curva, girando bruscamente hacia la derecha. Pero los pesos del coche se multiplican ya que vienen con inercia de la derecha hacia la izquierda.

Si la adherencia no es mucha, simplemente con que, en el momento de girar a la derecha, levantes bruscamente el acelerador harás que la trasera empiece a deslizarse. Si por el contrario hay buen grip, necesitas frenar también para conseguir el efecto que necesitáis.

Para cogerle el truquillo al tema del balanceo, hacer la prueba balanceando bruscamente de una lado a otro, veréis como es comporta el coche. Con la velocidad necesaria, el trompo está asegurado, sea cual sea el coche que lleves, tracción propulsión o cuatro. En estos comportamientos dinámicos, está basado el test del alce, pero aumentándolo al frenar en la segunda parte.

Una vez que lo tengas cruzado, luego depende de lo que quieras hacer, o de la destreza que tengas para terminar correctamente el derrapaje.

9. Lift-off

Para ésta maniobra, necesitamos que el reparto de frenada sea igual a los dos ejes, o mayor al eje trasero. Se trata de retrasar exageradamente la frenada de entrada a la curva. Como se dice en el argot, "entrar pasado o colado". Una vez dentro de la curva, y con el coche bien apoyado, realizamos una frenada contundente. Blocamos las ruedas traseras, gracias también a la liberación de pesos del eje trasero. Simula como si tirásemos del freno de mano, pero es mucho más progresivo y puedes controlarlo durante más tiempo.

Como en el resto de maniobras, el contravolante y el acelerador, harán el resto. Y si además lo haces con el pie izquierdo, será que dominas la famosa técnica finlandesa de rally.

10. Clutch-kick

Como su nombre indica (clutch; del ingles, embrague), la técnica es parecida al Power Over, pero se da una patada al embrague, "picarlo", esto permite que la trazada no varíe si se hace bien y pone el coche de costado en un instante, se usa mucho con coches que no tienen mucho par o que no son muy sobreviradores.

 

Una vez controles estas técnicas, depende del circuito y sus tipos de curvas, puedes estudiarlo para realizar el drift lo más espectacular y largo posible.

Si, ya sé, me dirás que son difícil de asimilar y entender leyendo un artículo escrito, que mejor una imagen que mil palabras, pero mi intención es que conozcas las técnicas y/o sirva de base. Si dedicáis unas horas a ver videos en internet o consigues comprar algún DVD sobre drifting y tenéis la suerte de disponer de un circuito y coche para practicarlo, se puede ir empezando a descubrir éste apasionante mundo.

Aquí tenéis unos ejemplos para que se os despejen las dudas, o eso espero.

Prácticas básicas

Prácticas en circuito. Parte 1

Prácticas en circuito. Parte 2

Puedes seguir la Formula Drift, desde aquí, en vivo y en directo. Más...

Alberto Lorenzo


Otros artículos

Volver

 
 

Copyright Desde 1.998. Motor Web España
CONTACTAR CON MOTORWEB

Motor Web en Facebook